Columna vertebral

Cervicalgia

La cervicalgia se refiere al dolor del cuello. El dolor del cuello puede ser causado por múltiples causas, entre las que se encuentran problemas en las articulaciones y huesos, degeneración relacionada con la edad, problemas con los discos intervertebrales, afección de los nervios o de la médula espinal, espasmos musculares, entre otros.

La columna cervical está formada por 7 vértebras, una encima de otra, 8 nervios, la médula espinal que pasa por en medio, vasos sanguíneos, discos intervertebrales, ligamentos que unen las estructuras y músculos. Cualquiera de estas estructuras puede causar dolor de cuello.


image

El codo esta formado por tres huesos: el hueso del brazo llamado húmero y dos huesos en el antebrazo llamados radio y cúbito. En la parte de unión del húmero con el radio y el cúbito existen dos protuberancias llamadas epicóndilos. Existen tendones que conectan los músculos del antebrazo y mano con el epicóndilo lateral.

El dolor de cuello puede ser agudo (dolor que comienza de manera súbita) o crónico (dolor que comienza y progresa lentamente). Además de dolor del cuello, puede haber dolor de cabeza, sensación de inestabilidad del cuello, sonidos o ruido al mover el cuello, hormigueo en los brazos y manos, espasmos musculares, debilidad en los brazos y pies, y problemas al caminar.

Debido a que hay muchas causas del dolor del cuello, para el diagnóstico es necesario realizar una completa historia clínica y exploración física. A continuación se pueden requerir radiografías, tomografía computarizada, resonancia magnética u otros estudios de conducción nerviosa.


image

El tratamiento dependerá de la causa del dolor de cuello. Generalmente se comienza con un tratamiento conservador, que consiste en reposo, la colocación de un collarín, medicamentos, fisioterapia, inyecciones, entre otros. Si el dolor no cede con el tratamiento conservador, o la causa del dolor lo indica, puede ser necesario el tratamiento con cirugía, en donde se trata la causa específica que genera el dolor. Algunos pacientes pueden intentar aliviar el dolor con quiropráctica; aunque la quiropráctica puede ser útil en algunos casos, nosotros pedimos que el paciente asista primero con un Ortopedista, para que estudie adecuadamente al paciente y se eviten complicaciones.



Dorsalgia

La dorsalgia se refiere al dolor en la espalda alta, que corresponde a la columna torácica. La columna torácica está constituida por 12 vértebras, 12 nervios, la médula espinal, músculos, discos intervertebrales, vasos sanguíneos y ligamentos que unen a todas estas estructuras.


image

Dolor en esta parte de la columna es menos común, con comparación con el dolor del cuello o de la espalda baja. Las causas de la dorsalgia son muy similares a las que causan dolor de cuello. El diagnóstico también se basa en una adecuada historia clínica y exploración física, que es complementada con estudios como radiografías, tomografía computarizada, resonancia magnética y estudios de conducción nerviosa. El tratamiento dependerá de la causa, aunque la mayoría de los pacientes responden adecuadamente a un tratamiento conservador.


image

En caso de que no haya respuesta o la causa del dolor lo indique, puede ser necesaria la cirugía en donde se trata la causa específica que genera el dolor. Algunos pacientes pueden intentar aliviar el dolor con quiropráctica; aunque la quiropráctica puede ser útil en algunos casos, nosotros pedimos que el paciente asista primero con un Ortopedista, para que estudie adecuadamente al paciente y se eviten complicaciones.


image


Lumbalgia

La lumbalgia se refiere al dolor en la espalda baja. La lumbalgia es sumamente frecuente; casi todas las personas la sufrirán en algún punto de sus vidas.

La columna lumbar está formada por 5 vértebras, 5 nervios, músculos, discos intervertebrales, vasos sanguíneos, ligamentos que unen las estructuras, y dependiendo del nivel, la médula espinal se va convirtiendo en nervios. Cualquier alteración en alguna de estas estructuras puede causar lumbalgia.


image

La lumbalgia puede ser aguda o crónica; puede ser leve o severa, y puede o no, limitar las actividades de la vida diaria. Existen múltiples causas de lumbalgia, siendo las principales las siguientes: lesiones musculares por deporte, mala postura o cargar objetos pesados, alteraciones en los discos intervertebrales, osteoartritis de esta parte de la columna, deslizamientos de una vértebra sobre otra, estenosis, escoliosis, entre otras.

Los principales síntomas, además de dolor en la espalda baja, puede ser hormigueo y quemazón en las piernas y pies, dolor al caminar o al cambiar de postura, debilidad en las piernas y pies, entre otros.


image

Debido a que hay muchas causas de lumbalgia, el diagnóstico debe de realizarse primero con una adecuada historia clínica y exploración física. Posteriormente se obtienen radiografías y otras pruebas como tomografía computarizada, resonancia magnética, dependiendo del caso específico. El tratamiento generalmente es conservador, con medicamentos, cambios en el estilo de vida, fisioterapia, uso de fajas e inyecciones. Si no hay mejoría, se puede recurrir a un tratamiento quirúrgico, en donde se trata la causa específica que genera el dolor. Algunos pacientes pueden intentar aliviar el dolor con quiropráctica; aunque la quiropráctica puede ser útil en algunos casos, nosotros pedimos que el paciente asista primero con un Ortopedista, para que estudie adecuadamente al paciente y se eviten complicaciones.


Hernia de disco

Los discos intervertebrales son una especie de colchones que se encuentran entre una vértebra y otra, y que se localizan a lo largo de toda la columna; tienen la función de amortiguar las cargas y permitir cierto rango de movimiento. Estos discos están formados por un núcleo pulposo (material suave y gelatinoso, localizado en el centro), y un anillo fibroso (duro, localizado en la periferia). Algunas veces, estos discos se pueden romper, lo que causa que el núcleo pulposo salga de su lugar y comprima estructuras como nervios o la médula espinal.


image

Algunos factores de riesgo se asocian con sufrir una hernia de disco, como edad avanzada, cargar objetos pesados, fumar, obesidad, mala postura y realizar actividades repetitivas que causen mucho movimiento de la columna.


image

Los principales síntomas de una hernia de disco con el dolor (dependiendo de donde esté el disco herniado, si la hernia está en la columna cervical, habrá dolor de cuello; si la hernia está en la columna torácica, habrá dolor de espalda alta; si la hernia está en la columna lumbar, el dolor se localizará en la espalda baja). Además del dolor, puede existir hormigueo, debilidad y quemazón en los brazos, manos, piernas o pies. El diagnóstico comienza con una adecuada historia clínica y exploración física. Se pueden obtener radiografías, y una resonancia magnética. Algunas veces será necesario obtener otros estudios como una tomografía computarizada y estudios de conducción nerviosa.


image

Muchos pacientes responden a tratamiento conservador, que incluye cambios en el estilo de vida, reposo, fisioterapia, uso de fajas y medicamentos tomados e inyectados. Si estos tratamientos conservadores no quitan el dolor o las molestias, puede ser necesaria la cirugía, en la cual se elimina el disco afectado (o el segmento herniado). Algunos pacientes pueden intentar aliviar el dolor con quiropráctica; aunque la quiropráctica puede ser útil en algunos casos, nosotros pedimos que el paciente asista primero con un Ortopedista, para que estudie adecuadamente al paciente y se eviten complicaciones.


image


Osteoartritis de columna

La columna vertebral está formada por un conjunto de 33 huesos llamadas vértebras; estas vértebras tiene movimiento entre sí gracias a las articulaciones entre una vértebra y otras. Con la edad, estas articulaciones se van desgastando, y se pierde movimiento en la columna, lo que se le denomina como osteoartritis. Esta osteoartritis es similar a la que se observa en otras articulaciones, como la cadera y la rodilla. La osteoartritis de columna puede afectar cualquier sección de la misma: columna cervical torácica y lumbar.

Las principales causas de la osteoartritis de columna son la edad avanzada, obesidad, sobreuso, mala postura, historia familiar de la enfermedad, fumar, algunas ocupaciones, y traumatismos previos en el cuello o espalda.

Los principales síntomas de la osteoartritis de columna son el dolor (dependiendo de la sección de la columna afectada, puede haber dolor en el cuello, espalda alta o espalda baja), rigidez en los movimientos, dolor de cabeza, sonidos o ruido al mover el cuello o la espalda, hormigueo, quemazón y debilidad en los brazos, manos, piernas o pies, dificultad para caminar y espasmos musculares.

El diagnóstico consiste en una adecuada historia clínica y exploración física, seguida de radiografías de la sección de la columna afectada. Pueden ser necesarios otros estudios, como tomografía computarizada, resonancia magnética y estudios de conducción nerviosa. El tratamiento generalmente es conservador, que consiste en reposo, cambios en el estilo de vida, fisioterapia, uso de fajas o collarines y medicamentos tomados e inyectados. En caso de que no exista alivio del dolor o las molestias, puede ser necesaria la cirugía. Algunos pacientes pueden intentar aliviar el dolor con quiropráctica; aunque la quiropráctica puede ser útil en algunos casos, nosotros pedimos que el paciente asista primero con un Ortopedista, para que estudie adecuadamente al paciente y se eviten complicaciones.


Espondilolistesis

La columna vertebral está formada por 33 huesos llamados vértebras; cada vértebra se encuentra separada por un disco intervertebral, los cuales actúan como colchones. Uniendo a una vértebra con otra vértebra, se encuentran unas estructuras llamadas ligamentos. La espondilolistesis se refiere a cuando una vértebra se desliza sobre otra vértebra, lo que causa que se pierda la adecuada alineación. En otras palabras, una vértebra deja de estar completamente por encima de otra, ya que alguna de las dos se deslizó. La espondilolistesis puede ocurrir en cualquier parte de la columna vertebral, sin embargo, es más frecuente en la columna lumbar (espalda baja).


image

Existen varias causas de la espondilolistesis. Las principales son las causas degenerativas y fracturas. Cuando ocurre una espondilolistesis, la vértebra desplazada o deslizada, puede presionar sobre algún nervio, causando dolor.

Los principales síntomas de la espondilolistesis son el dolor (dependiendo de la localización de las vértebras afectadas, que puede ser dolor en el cuello, espalda alta o espalda baja), hormigueo, quemazón y debilidad en los brazos, manos, piernas o pies. Puede haber también dificultad para caminar y desequilibrio.


image

El diagnóstico comienza con una adecuada historia clínica y exploración física, seguido de radiografías de la sección de la columna afectada. Otros estudios como tomografía computarizada y resonancia magnética pueden ser necesarios.

El tratamiento puede ser conservador, incluyendo reposo, cambios en el estilo de vida, fisioterapia, medicamentos tomados e inyectados, uso de collarín o faja, o en caso de que no se resuelva el dolor o las molestias, la cirugía puede ser necesaria. Algunos pacientes pueden intentar aliviar el dolor con quiropráctica; aunque la quiropráctica puede ser útil en algunos casos, nosotros pedimos que el paciente asista primero con un Ortopedista, para que estudie adecuadamente al paciente y se eviten complicaciones.


image


Ciática

La ciática, más que ser una enfermedad, se refiere a un síntoma, causado por la compresión del nervio ciático, generalmente por un problema en la columna lumbar.


image

El nervio ciático es un gran nervio que se origina de la columna lumbar y viaja por las piernas para dar ramas a nervios más pequeños. Durante este transcurso, el nervio ciático puede ser comprimido, algunas veces por hernias de disco intervertebral, otras veces por espondilolistesis o protrusiones de hueso, y menos frecuente, puede ser comprimido por músculos en la pelvis.


image

Los principales síntomas de la ciática son el dolor en la espalda baja, así como dolor y quemazón en las piernas. Puede haber también hormigueo, espasmo muscular, calambres y debilidad en las piernas y en los pies. El diagnóstico es con una adecuada historia clínica y exploración física, seguida de estudios como radiografías y resonancia magnética. El tratamiento generalmente es conservador, con reposo, uso de faja, fisioterapia y medicamentos tomados e inyectados. En caso de que no haya mejoría, se puede optar por cirugía. Algunos pacientes pueden intentar aliviar el dolor con quiropráctica; aunque la quiropráctica puede ser útil en algunos casos, nosotros pedimos que el paciente asista primero con un Ortopedista, para que estudie adecuadamente al paciente y se eviten complicaciones.


image


Estenosis cervical y lumbar

La columna vertebral está formada por 33 huesos llamados vértebras; en medio de las vértebras hay un espacio llamado canal medular, por donde la médula espinal pasa. Con la edad, se pueden formar protrusiones de hueso en el canal medular, lo que comprime a la médula espinal y a los nervios.


image

La estenosis puede ocurrir en cualquier segmento de la columna vertebral; sin embargo, el segmento más frecuentemente afectado es la columna lumbar. La principal causa de la estenosis es la artritis de la columna (degeneración de la columna que está relacionada a la edad). Existen múltiples síntomas de la estenosis. Los principales son: dolor en el cuello o espalda, sensación de hormigueo, quemazón o debilidad en los brazos, manos, piernas o pies, dificultad para caminar y desequilibrio. El diagnóstico se realiza con base en una adecuada historia clínica y exploración física, seguido de radiografías del segmento de la columna afectada. Algunas veces son necesarios otros estudios como una tomografía computarizada y una resonancia magnética.


image

El tratamiento inicial es conservador; con reposo, fisioterapia, medicamentos tomados e inyectados, uso de collarín o faja. En caso de que no haya mejoría de los síntomas o molestias, se puede recurrir al tratamiento quirúrgico. Algunos pacientes pueden intentar aliviar el dolor con quiropráctica; aunque la quiropráctica puede ser útil en algunos casos, nosotros pedimos que el paciente asista primero con un Ortopedista, para que estudie adecuadamente al paciente y se eviten complicaciones.


image


Escoliosis

La escoliosis se refiere a una desviación lateral anormal de la columna vertebral. Existen múltiples tipos de escoliosis, entre las que destacan la congénita (escoliosis que está presente al nacimiento), la idiopática (escoliosis que no se sabe la causa) y la neuromuscular (escoliosis en personas con problemas musculares o neurológicos, que no pueden controlar los músculos que sostienen a la columna). En la escoliosis, en lugar de que la columna sea recta, tiene forma de “S“ o de “C“. La escoliosis es más frecuente en los niños y en los adolescentes, aunque también se puede presentar en los adultos. Asimismo, la escoliosis puede afectar cualquier segmento de la columna vertebral.


image

Aunque generalmente la escoliosis no causa síntomas, en algunas personas puede existir una deformidad obvia de la columna, que puede empeorar con el tiempo. Los hombros, las costillas y las caderas se pueden ver asimétricas. En algunas personas, la escoliosis puede causar dolor, problemas en los nervios y médula espinal, incapacidad y problemas respiratorios.

El diagnóstico comienza con una adecuada historia clínica y exploración física. Se deben de obtener radiografías, y en algunas ocasiones se requieren otros estudios como una tomografía computarizada y una resonancia magnética.


image

Dependiendo de la localización y la severidad de la escoliosis, es el tratamiento indicado. La mayoría de los pacientes se tratan con medidas conservadoras, como observación, uso de fajas especiales, fisioterapia y medicamentos. En caso de que la curvatura sea severa o progrese, puede ser necesaria la cirugía. Algunos pacientes pueden intentar aliviar el dolor y la deformidad con quiropráctica; aunque la quiropráctica puede ser útil en algunos casos, nosotros pedimos que el paciente asista primero con un Ortopedista, para que estudie adecuadamente al paciente y se eviten complicaciones.


image


image