Enfermedades metabólicas

Osteoporosis y osteopenia

La osteoporosis y la osteopenia son un conjunto de enfermedades en las que se pierde la densidad de los huesos, lo que los hace más propensos a sufrir una fractura. La diferencia entre ambos es la severidad; en la osteopenia, la pérdida de la densidad del hueso es poca, mientras que en la osteoporosis, la pérdida es mayor. Estas enfermedades se desarrollan durante muchos años y son asintomáticas, hasta que una fracture ocurre.


image

Existen varios factores que se asocian con el desarrollo de osteopenia y osteoporosis, entre los que se encuentran la edad avanzada, historia familiar de la enfermedad, mala nutrición, falta de ejercicio, algunos medicamentos (uso de esteroides) y algunas enfermedades, como el hipotiroidismo.

El diagnóstico se realiza mediante la obtención de radiografías especiales, en las que se puede medir la densidad del hueso. Es importante que personas de edad avanzada, especialmente mujeres, se realicen este estudio para prevenir una fractura. Las fracturas mas frecuentemente asociadas con la osteoporosis son la fractura de cadera, de muñeca y de columna vertebral.


image

Existen varios tratamientos que se pueden otorgar, y estos dependerán de la situación de la cada paciente. La osteoporosis y la osteopenia son hasta cierto punto, prevenibles, mediante el consumo de vitamina D y calcio, no fumar, hacer ejercicio, y una buena alimentación, sin embargo, es de suma importancia consultar al ortopedista.


Enfermedad de Paget

La enfermedad de Paget de hueso, es una enfermedad crónica del esqueleto, que ocurre genealmente en personas de edad avanzada, y se caracteriza en un aumento en la densidad del hueso (contrario a osteoporosis y osteopenia). Sin embargo, este aumento en la densidad del hueso es desorganizado, por lo que no se considera como algo bueno.


image

Esta enfermedad es más frecuente en hombres mayores de 50 años de edad; puede afectar cualquier parte del esqueleto, siendo la columna vertebral, pelvis, cráneo y huesos largos los más afectados. No se sabe la causa exacta de esta enfermedad; se ha asociado a exposiciones ambientales y componentes genéticos.

Personas con enfermedad de Paget generalmente no presentan síntomas; el diagnóstico generalmente se realiza por alguna consecuencia de la enfermedad, como fracturas, deformidades de los huesos, compresión de los nervios o por hallazgos en algún laboratorio. El diagnóstico de esta enfermedad comienza con una adecuada historia clínica y exploración física, seguida de radiografías y estudios de laboratorio. El tratamiento generalmente es con medicamentos. El tratamiento quirúrgico puede ser necesario en caso de presentarse alguna complicación.


image


Gota y pseudogota

La gota es una enfermedad que se caracteriza por una acumulación de cristales de ácido úrico, principalmente en las articulaciones. La pseudogota es muy similar a la gota; sin embargo, los cristales no son de ácido úrico, sino de calcio, entre otros.


image

La gota y pseudogota afectan a las articulaciones, huesos, bursas, tendones y riñones. Algunos de los factores de riesgo son el género (la gota es más frecuente en los hombres), edad (más común en personas de edad media), historia familiar, problemas médicos (como hipertensión arterial, diabetes mellitus, problemas renales y algunos tipos de anemia), medicamentos (algunos diuréticos), y el estilo de vida (comer mucha carne, tomar alcohol, no hacer ejercicio, entre otros).


image

La gota generalmente es crónica y no causa síntomas; sin embargo, en algunas ocasiones se puede desarrollar un ataque de gota, que se caracteriza por un dolor severo, enrojecimiento, inflamación y pérdida de la función de la articulación afectada, siendo la más frecuente la articulación del dedo gordo del pie.


image

El diagnóstico, además de realizarse con una adecuada historia clínica y exploración física, se realiza con base en laboratorios (análisis de sangre). Algunas veces, es necesario obtener líquido de la articulación para analizarlo en el laboratorio. El tratamiento consiste en la colocación de hielo y elevación de la articulación afectada, reposo y medicamentos. En algunos casos muy específicos, puede ser necesaria la cirugía para remover acumulaciones grandes de cristales en las articulaciones.


image


image